Testimonios

He tenido la fortuna de trabajar con excelentes personas y clientes. Esto es lo que tienen que decir del servicio que les he ofrecido.

El entrenamiento que he tenido con Willy superó las expectativas que yo tenía. Su atención a la técnica correcta, cosa que en el pasado ningún entrenador me había puesto atención, me hizo comprender que el ejercicio no es solo levantar una pesa sino levantarla correctamente y con el músculo adecuado. Con su conocimiento supe que había un respaldo a sus indicaciones y que no estaba con alguien más que solo hacia ejercicio en el día a día. Sus consejos sobre la dieta adecuada a las características y hábitos de cada persona me ayudó mucho a aligerarme con relación a la comida y no estar obsesionado con comer 6 veces al día o solo proteína y poco carbohidrato.

Aún y con todo lo profesional que soy en mi trabajo en ocasiones me costaba mucho ir al gimnasio por cansancio u otras razones y un detalle que siempre me llamo la atención es que Willy siempre “estuvo ahí”, es decir, apoyando, alentando, motivando, aclarando el ejercicio y disciplinando cuando era necesario, y comento esto pues hace una gran diferencia que el entrenador solo te diga que hacer a que el entrenador “esté” verdaderamente durante la sesión pues el trabajo lo hacemos nosotros más el entrenador ya recorrió el camino por el que transitamos.

Por primera vez en mucho tiempo he obtenido resultados y he de reconocer que independientemente de mi participación, este logro se lo debo a Willy pues su conocimiento de la materia y ánimo ha sido fundamental en este logro.

Solo puedo agradecer a Willy por su invaluable ayuda, por apoyarme en este proyecto. Lo felicito ampliamente por su dedicación, responsabilidad y que siendo tan joven sea ya un ejemplo a seguir.

Le auguro grandes éxitos en su vida.

¡Muchas gracias Willy!

Lic José García
Psicólogo

Hace casi 2 años, tomé la decisión de inscribirme en un gimnasio. Estaba decidido a seguir un plan de entrenamiento basado en objetivos y resultados. La única opción: contratar un entrenador personal. Es aquí donde entra Willy.

Empecé a platicar con él, y me explicó en qué consistía el entrenamiento y lo que me extrañó (lo primero) fue que no hubo promesas! Al contrario, recuerdo que hablo de objetivos a través de estrategias sencillas. Lo segundo que me extraño es que no hubo limitantes con la comida, excepto por algunas recomendaciones básicas, muy básicas.

Las sorpresas no acababan aquí. La siguiente, fue la evaluación que Willy me hizo el primer día: llené un cuestionario, platicamos de que era lo que yo quería lograr y después pasamos a una serie de ejercicios básicos. La verdad en ese momento pensé: ¿éste que cosa esta haciendo?

Después de esta evaluación me dijo que iba a realizar mi rutina y que en un par de días empezaríamos. El día llegó junto con otra sorpresa: imaginé que el calentamiento que me iba a poner, seria correr 10 min en la caminadora y listo. Para mi sorpresa fueron una serie de masajes, estiramientos que en mi vida había hecho, usar la “pelotita” y el rodillo. Al principio yo me cansaba de tan solo hacer el calentamiento.

Cuando entramos ya en la ejecución de las rutinas, pensé: ¡pan comido! Pero no, ¡grave error! Resulta que la forma en que yo solía realizar mis ejercicios dista mucho de la forma en que Willy pedía que los realizara. La diferencia entre realizar un ejercicio bien, con buena técnica y realizarlo a como Dios te da a entender es enoooorme! De verdad! Tiene uno que concentrarse en apretar abdomen, trasero, espalda, tener muy presentes las escápulas, la respiración y después de todo esto levantar las mancuernas o la barra! Al principio, cuesta trabajo, pero el apoyo ahí esta hasta que sale como debe de ser.

Todo es poco a poco, sin apresurar nada y realizando los cambios/ajustes necesarios. Al día de hoy, llevo entrenando 1.7 años con Willy y después de las gratas sorpresas al inicio, solo han habido satisfacciones y logros personales con su ayuda.

El tener a alguien que te apoye, te instruya y sobre todo te motive a lograr tus objetivos es algo que considero tiene mucho valor.

Y lo mejor es hacerlo con una persona preparada, que sepa lo que dice, lo que hace y busque siempre estar en un proceso de mejora continua.

Alex Mustieles

Alex Transformation

Nunca había entrenado con alguien que fuera tan perfeccionista con la técnica como es Willy. De hecho creo que la técnica es de las cosas en las que menos nos fijamos los que estamos entrenando –porque todo mundo está pensando siempre en el exterior del cuerpo– hasta que estás lastimado, y entonces agradeces encontrar a alguien como él.

Empecé a entrenar con Willy un tiempito después de que me operaran de la rodilla. Me había ido super bien en la operación y no había encontrado, hasta entonces, con quién hacer una buena post-rehabilitación. Con Willy estuvimos trabajando para regresarle a la pierna operada la fuerza de antes, y para balancearla con la otra. Ahorita mi pierna está super bien, creo que hasta mejor que antes de la operación.

Pero lo que más me ha quedado de entrenar con Willy es que finalmente pude romper un círculo vicioso que tenía con el gimnasio y que no me dejaba ser constante.

Porque me di cuenta de que lo que yo pensaba que era falta de voluntad mía, no era eso, sino un mal entrenamiento, que casi siempre era demasiado exigente y con expectativas no realistas para alguien que no dedica su vida a hacer ejercicio. Se me hacía eterno el tiempo que pasaba en el gimnasio y acababa super cansada, y luego abandonaba el proyecto. Así pasaba otra temporada sin ir al gimnasio hasta que me urgía volver, y repetía la historia otra vez.

Ahora siento que ni mi cuerpo es el enemigo, ni el gimnasio un campo de batalla. Un alivio, la verdad. Y pues ahí sigo. Por primera vez puedo decir que he visto resultados, y eso no ha sido nada más gracias a mí.

María Elizondo

El ejercicio siempre es muy bueno pero con la motivación correcta es más eficiente y con el conocimiento adecuado es aún superior. 

Llevo mas de un año entrenando con Willy y viendo en retrospectiva, qué ineficiente era antes de ello. Entrenaba con el método tradicional focalizado a músculos muy pequeños y prácticamente ignorando todos los músculos de pierna donde mi meta principal era notar en mis hombros y bíceps el esfuerzo aplicado en contra de un cuerpo saludable y fuerte.

Hoy en día gracias al entrenamiento personalizado de Willy he logrado no solamente comprender la manera en que debe estructurarse una rutina sino entender también que ésta va ligada totalmente a mi vida fuera del gimnasio donde el sueño de calidad y la alimentación son tan importantes como el mismo entrenamiento. Adicionalmente, me ha enseñado a entrenar para no estancarme y continuar obteniendo resultados, en mi caso perder grasa corporal y aumentar masa muscular.

Willy no es el típico entrenador basado en conocimiento obtenido solamente en la práctica. Es un instructor que realmente se apasiona por lo que hace y se interesa por estar actualizado en el tema. Constantemente lo encuentro leyendo al respecto y esto aunado a su gran conocimiento de anatomía lo hacen un elemento único en su ramo. Recomiendo ampliamente seguirle los pasos ya que en un futuro será alguien reconocido en el ramo.

Ángel Almada

Willy es un coach muy profesional enfocado en desarrollar un plan único de entrenamiento de acuerdo a las necesidades de cada persona.  Desde la valoración inicial, se ve su atención al detalle!

En cada ejercicio te hace crecer como individuo, con una paciencia y atención que es muy difícil de encontrar con cualquier otro coach.

Te da seguimiento fuera de tus horarios: investiga a profundidad tus preguntas y las respuestas que te da son practicas y eficientes.

No solo gane más energía y volví a encontrarle el gusto al ejercicio, sino mis hábitos mejoraron en la alimentación y en la calidad al dormir. El resultado fue obvio: ¡mejor calidad de vida!

Su estrategia es diferente al enseñarte control sobre tu propio cuerpo. Willy no es solo un excelente coach sino su calidad como persona te contagia y al ser muy estricto en su rutina te enseña que al tomarte en serio a ti mismo, borra cualquier límite de edad o de peso que pudieras tener como persona.

No es fácil entrenar con él, pero cada gota de sudor vale la pena!

 Víctor Barraza

Estuve entrenando con Willy para atenderme una lesión por desgaste de los ligamentos que sufría desde hace un año.

Desde el primer día, me aconsejó sobre cuáles debían ser los movimientos y ejercicios a evitar, así como la técnica y forma apropiada para los ejercicios que me beneficiarían a salir de la lesión.

En dos meses sentí una notoria mejoría. El dolor disminuyó, mi cadera se estabilizó y al cabo de ese tiempo regresé con más fuerza y estabilidad a correr.

Además de esto, siguió asesorándome sobre rutinas de estiramiento y ejercicios que me ayudarían a completer mi recuperación. Definitivamente un excelente servicio y conocimiento que no encontré en traumatólogos ni fisioterapeutas anteriormente.

Altamente recomendable.

Denisse Palma