No tienes que hacer esto

El mundo del fitness está repleto de cosas que tienes que hacer .

Tienes que desayunar.

Tienes que levantar pesado.

Tienes que hacer sentadillas.

Tienes que hacer cardio.

Tienes que hacer…

¿Pero sabes qué?

No tienes que hacer ninguna de estas cosas.

Si no quieres hacer peso muerto, no lo hagas.

Si no quieres desayunar, no desayunes.

Si no quieres correr, no corras.

Si no quieres comer carne, no comas carne.

Si no quieres hacer algo, no lo hagas.

Nadie te puede decir qué tienes que hacer.

Incluso yo. Si te doy una recomendación en un artículo, por más maravilloso que yo piense que es, pero que no consideras aplicable a tu situación… no la tomes.

Sin embargo, es importante reconocer que hay mejores métodos que otros para determinadas metas.

Por ejemplo, si quieres quemar grasa y darle forma a tus músculos pero no quieres entrenar para fuerza, ya sea con tu propio cuerpo o pesas, es importante que reconozcas que no lo lograrás de la manera más eficiente posible.

Si estás de acuerdo con eso, perfecto.

Lo importante es saber por qué estás haciendo lo que estás haciendo y las implicaciones involucradas de tu decisión.

Ve tus opciones, analízalas críticamente, y toma una decisión consciente.

No una basada en lo que alguien te dijo que tienes que hacer.

La única persona capaz de decirte eso eres tú.

¿Te gustó lo que leíste? Suscríbete GRATIS.

Y obtén un manual de entrenamiento y nutrición.

Otros artículos que te gustarán: